A la espalda

Con el 15 a la espalda: Acciari

Una nueva sección en Balón al Barro, en la que repasaremos los jugadores más importantes de varios equipos de fútbol. Aunque hayan vestido otros dorsales en otros equipos o en determinados momentos de su carrera, destacamos el más característico. Y comenzamos con el medio argentino José Luis «El Loco» Acciari.

Nacido en San Miguel en 1978, el centrocampista argentino comenzó su carrera en el club de su ciudad, de donde pasó a Banfield. Tras rozar con este el ascenso a Primera División, firmó por Estudiantes La Plata. Esto significó su estreno en la élite del fútbol argentino, aunque solo jugó seis encuentros antes de regresar a Banfield y ser cedido a Almagro.

Llegada a España

En el mercado invernal de la campaña 2001/2002 da el salto a Europa. «El Loco» ficha por el Real Murcia, y ahí comienza la leyenda. El argentino consigue salvar la categoría en esa temporada, con todo preparado para la que sería la campaña de su vida. Una liga excepcional y rozar las semifinales de Copa contra el Dépor. Un Deportivo de La Coruña que, al año siguiente, cerca estaría de firmar a Acciari. La no llegada de Luis Helguera al conjunto pimentonero frustró la marcha del «Loco» a Galicia.

Acciari, en un encuentro ante el CD Tropezón en Nueva Condomina. Foto: APDRM

Todo estaba preparado para que aquel 1 de junio de 2003, «El Loco» desatase la locura máxima sobre el césped de La Condomina. Un cabezazo del argentino devolvía al Real Murcia a Primera División. Ese día, Acciari se convirtió en el héroe del murcianismo. Un héroe eterno, querido en Murcia y en el Real Murcia. Y, sobre todo, en la afición pimentonera.

En 2007, tras no poder ser partícipe del último ascenso a Primera del club murciano a causa de una lesión, fue cedido al Córdoba. Rescindió contrato y firmó por el Elche, y antes de regresar a Murcia pasaría por Girona. Su vuelta a la ciudad del Segura fue en el peor momento de la historia grana, tras el descenso administrativo a Segunda B. Una temporada en la que el Real Murcia jugaría en el Grupo I contra Real Oviedo, Coruxo, Lealtad de Villaviciosa o Tropezón de Tanos, entre otros.

Perfil

Acciari es pura garra. Más allá de lo que aportaba sobre el terreno de juego, «El Loco» es murcianismo puro. Es díficil encontrar a un aficionado grana al que no se le ponga la sonrisa tonta al pensar en el 15 pimentonero. Acciari evoca a los días de gloria del Real Murcia. Esos días que no se entraba al estadio con la cabeza baja, sino con la ilusión de ver ganar a tu equipo.

Fuera del estadio, José Luis es cercanía y amabilidad. Igual que sobre el verde se le caracterizaba por su contundencia y efectividad, en la calle es un murciano más con el que poder conversar de cualquier tema.

En el fútbol, el carisma no puede comprarse. Hay jugadores que nacen con ese «algo» especial que le hacen ser queridos en los escudos que defienden y odiados en los rivales. José Luis Acciari es carisma puro, un ídolo transparente que ha dejado huella en Murcia para la historia.

Hace falta más Acciaris en el fútbol de hoy. Jugadores que bajen el balón al suelo y peleen cada bola. Equipos que, independientemente de ganar o perder, tengan una identidad que haga sentir orgulloso al hincha. Es necesario un vínculo emocional, un poco de calor en lo frío del fútbol élite. Un jugador que baje el Balón al Barro.

author-sign

También puede interesarte...

Artículos destacados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *